Bienvenidos a Conociendo tu alma!

BIENVENIDOS A CONOCIENDO TU ALMA!!!

Infinitas gracias por estar aquí!. Sin cada uno de Uds. no sería posible seguir adelante. Este blog, lo he creado para brindarnos la oportunidad de descubrir en conjunto porque estamos aquí, cual es el motivo por el cual Dios nos envió a este mundo, por eso el nombre del blog: CONOCIENDO TU ALMA!!!

Si quieres formar parte de "Conociendo tu alma" solo envíame un correo a conociendotualma@gmail.com y te incluyo en la lista de distribución...

Mil bendiciones para tí!

viernes, 23 de junio de 2017

¿Quién soy para los demás?

Por Francisco de Sales
Fuente: http://www.buscandome.es/

   En mi opinión, a las personas que tienen una Autoestima baja, responder sinceramente a esta pregunta, y además encontrar una respuesta en la que salga bien parado, es muy interesante para su estabilidad y para mirarse con ojos más agradables.

   Quien no es capaz de valorarse por sí mismo, y de apreciar sus propias cualidades y virtudes, o aceptar su pequeñez con humildad, está en manos de los otros y a merced de sus juicios y críticas. Grave error.

   Está bien saber que estamos interrelacionados con los demás, y está bien saber que podemos colaborar entre todos en poder realizar nuestras vidas, pero de ningún modo dependemos de los otros para ser nosotros mismos.

20100516210306-quien-eres   Dado que todos formamos parte de lo que se denomina Humanidad, tan aparentemente des-conexionada pero al mismo tiempo tan indisoluble, todos interactuamos entre todos aunque en muchísimas ocasiones no somos conscientes de ello.

   A veces dejamos de ser la estrella de nuestra propia vida para desempeñar, aunque sea durante breves momentos, un papel secundario en la vida de los otros. O para la vida de los otros.

   Para unas personas eres hijo, para otras padre, compañera, amigo, empleada, vecino, suegra, novio, cliente…

   Te propongo un ejercicio muy instructivo que tal vez nunca hayas hecho.

   Se trata de verte a ti mismo como te ven los demás. Como alguien que participa de algún modo en su vida, pero ocasionalmente. Como alguien que no eres como tú eres para ti: la estrella principal y quien ocupa sus propias 24 horas.

   Como hija… ¿Eres amable y cuidadosa o tiránica y despreocupada?

   Como novio… ¿Eres cariñoso y atento o frío y aprovechado?

  Como empleado… ¿Eres cumplidor y responsable o te despreocupas de tus tareas y engañas a tu jefe?

   Para los otros eres un personaje… ¿Desempeñas bien tu papel?, ¿Colaboras en el modo que el otro espera de ti?, ¿Haces por el otro lo que quieres que el otro haga por ti?

   Hazte cuantas preguntas te ayuden a situarte y valorarte en el papel que desempeñas para los otros, que puede ser mucho más importante de lo que crees, y considera si deberías modificar o potenciar algún aspecto, si eres correcto en tus actitudes, si desatento y no sabes apreciarles, si estás a la altura que deseas estar, si tienes la conciencia en paz o por el contrario descubres que eres egoísta y mezquino.

   Date cuenta y toma las decisiones que tengas que tomar.

  Si puedes, y si lo deseas, trata de ser más simpático o más cordial, más generoso, más amable… o del modo que realmente te gustaría ser con cada persona pero no has parado a darte cuenta de ello.

Quien-soy   Piensa que tendrás que cruzarte en el Camino de otras personas, lo mismo que otras se cruzarán en el tuyo. A veces de un modo inapreciable, lo que no quiere decir siempre que no serán importantes para ti.

   Algún día saludarás a una persona y jamás te volverás a encontrar con ella, y tal vez pienses que no afectará para nada a tu vida. En algunos casos, es así. En otras ocasiones, simplemente te han sonreído en un momento en el que ya no creías en las sonrisas, o te han dado las gracias cuando pensabas que ya se había terminado la amabilidad, o han seguido con su vida adelante cuando parecía que todo estaba perdido y les has dedicado un simple instante de atención consciente, pero en tu interior se ha quedado dando vueltas su ejemplo y resolviendo conflictos y dándote ánimos sin que tú te enteres.

   Con otras personas puedes tener un poco más trato y tendrás tiempo de darte cuenta de cuánto te han ayudado con una palabra, con una mirada o un gesto; también habrá quien pase por tu vida, sin dejar huella aparentemente, pero con su actitud despierte en tu atención el darse cuenta de lo que no quieres ser o no quieres hacer; tal vez aparezca otra de esas personas que se borran solas, pero años después, y sin saber por qué, rescates del olvido una frase que dijo y entonces no supiste comprender o creías que no la habías escuchado.

   Para otros serás un pilar básico, el centro de su vida, tal vez les motivarás con tu actitud, o les alentarás con tu modo de ser y serás su ejemplo a seguir.

Educacion
   Siempre, aun sin darnos cuenta, estamos influyendo en los demás, estamos formando parte de su Camino, y en la medida de lo posible sería conveniente ser muy consciente de ello.

   Nos necesitamos mutuamente en la vida, todos tenemos algo que enseñarnos, de todos tenemos algo que aprender. Los otros pueden ser lecciones ambulantes, espejos en los que mirarnos, ejemplos de lo que sí o lo que no queremos ser. Y nosotros somos para ellos lo mismo que ellos son para nosotros.

¿Quién soy para los demás?
¿Quién podría ser para los demás?
¿Estoy siendo quien quiero ser?
¿Cumplo bien mi papel para con los demás?

   Estas y muchas otras preguntas pueden hacer que te des cuenta de lo que haces y lo que omites, y pueden dar una nueva orientación al resto de tu vida. Te garantizo que es importante.

Te dejo con tus reflexiones…

---------------------------
Espero te resulte de interés, Blanca

jueves, 22 de junio de 2017

Oscuridad luminosa

Fuente: http://elcaballogriego.wordpress.com/

2421771550_4fafe4cfca    Quienes nos hemos propuesto limpiarnos de todo aquello que nos impida ser felices, a menudo nos “culpamos” cuando cometemos el “error” de tener actitudes negativas. Sentimos que al enojarnos, odiar o culpabilizar a otros estamos frente a un gran retroceso en lo que llamamos “camino espiritual”. Sin embargo, creo que esas emociones negativas, esos pensamientos inarmónicos no nos alejan del “camino”, sino que más bien constituyen parte del camino.

   Cuando pasa algo que te hace enojar, algo que te molesta al punto de querer gritarle a la persona que tienes al lado, estás frente a una maravillosa oportunidad de darte cuenta de que aún te falta para dominar tus reacciones completamente. En ningún caso es un retroceso, sino más bien un indicador de como vamos.

   Lo avanzado, lo ganado, lo aprendido y lo recordado ya es parte de nosotros. Si aún quedan vestigios de actitudes dañinas, tomémoslas como una señal de por donde continuar trabajándonos. No es útil culparnos o recriminarnos por cometer estas “equivocaciones”, a fin de cuentas elegimos el camino humano y debemos aceptar está decisión con todo lo que ser humano implica.

   Entonces, no te culpes, agradece cada paso del camino, todos y cada uno. Que cada pequeña acción vaya siendo cada vez más luminosa, pero si un poco de oscuridad surge en tus respuestas, acéptala como el maestro que es.
---------------------
Espero te sea de utilidad, Blanca

miércoles, 21 de junio de 2017

Carta a mí mismo

Es una colaboración de: J.L.G.C.
Tomado del libro: EL ESCLAVO.
Autor: FRANCISCO J. ÁNGEL REAL.
Fuente: http://stopsecrets.ning.com/

Estimado Amigo:

10245311_845907775428644_1366982135_n   Me llamo amigo, porque eso es lo que quiero ser conmigo mismo ahora.

   Por mucho tiempo yo fui mi peor enemigo, de hecho, fui mi único enemigo.

   Fui yo el que permitió que el miedo dominara mi vida. Fui yo el que se aferró a las penas del pasado para llenar mi presente de sufrimiento.

   Era mi propia voz la que escuchaba en mi cabeza y que me convencía de no merecer lo bueno y que me hacía sentir menos que los demás.

   Fui yo mismo el que me llené de inseguridades y dudas, de celos y resentimientos.

   Fui yo mismo el que me juzgué y me critiqué en todo lo que hacía.

   Yo mismo afecté mi salud y mi bienestar y fui yo mismo el responsable de los problemas en mi vida.

   En mí estaba la solución y en mí estaban todas las respuestas. Fui yo mismo el acusado, el juez y el verdugo de mi propia vida.

   Yo mismo dicté las sentencias y yo mismo me impuse castigos.

   Y, sin embargo, HOY ME PERDONO TODO, porque me doy cuenta que siempre hice lo mejor que pude.

   Comprendí que fui un ser sensible y vulnerable y como yo son todos los seres humanos y que las experiencias de mi vida moldearon mi personalidad, hoy rechazo la culpa que siento por mis errores ya que en nada ayuda y nada soluciona.

   Aprendí tarde, que era yo capaz de cambiar mi vida a pesar de mis heridas y de las situaciones que me rodearon.

   Tarde comprendí que era yo mi propio dueño, que mis pensamientos moldearon mi existencia, que no era un esclavo de las circunstancias y que en mi estaba el poder de mejorar, de cambiar y de vivir en armonía.

libre   Puedo ver ahora que mi vida fue maravillosa a pesar de las pérdidas y heridas que todos compartimos.

   Agradezco la oportunidad que tuve de ver, de oír, de sentir, de saborear, la oportunidad de compartir con otros mi vida y la oportunidad de amar a mis semejantes.

   Hoy me deshago de viejos resentimientos hacia otros y hacia mí mismo.

   Hoy rompo las cadenas con las que yo mismo me até. Hoy me libero del miedo y de la culpa.

   Hoy me perdono por todos mis errores.

   Hoy admito que nadie tiene control sobre mis pensamientos.

   Hoy me libero de todas mis heridas.

   Hoy es un buen día para VIVIR. Me quiero.

Atentamente: La persona más importante de mi vida: YO.
---------------------------
Espero te sea de utilidad, Blanca


martes, 20 de junio de 2017

La inteligencia del corazón

Por Gustavo Levín
Fuente: http://www.animalespiritual.com/

Hay una inteligencia inimaginada y casi inexplorada en nuestro centro cardiaco que se ha mantenido bajo la sombra y oscuridad de prácticamente toda la humanidad


CoraznCerebroCORAAMINC   El sistema imperante de control de la información escondido detrás de la ciencia tradicional, las universidades, los medios de comunicación, las religiones, los gobiernos y grupos económicos de poder, se ha encargado de sobrevalorar el uso de la Mente y mal interpretar el del Corazón, solo para mantenernos dominados.

   El objetivo de quienes nos gobiernan y controlan es que no despertemos nuestra fuerza interior ya que si esto ocurriese perderían el poder sobre nosotros.

   Hay una inteligencia inimaginada y casi inexplorada en nuestro centro cardiaco que se ha mantenido bajo la sombra y oscuridad de prácticamente toda la humanidad.

   El poner en funcionamiento el Chakra del Corazón nada tiene que ver con las pasiones o emociones como se cree. Tampoco significa actuar por impulso, enamorarse perdidamente o volverse un romántico. Estas son mentiras funcionales al sistema de creencias que está derrumbándose.

   En occidente y en gran parte del mundo, se ha venerado al hemisferio izquierdo, el uso de la mente, de la materia, siempre asociado a los 5 sentidos y al uso de la razón. Así hemos sido educados la mayoría, así hemos sido programados la mayoría para que actuemos y pensemos de una misma forma.

   De Oriente viajan nuevos y antiguos conceptos como el de No Mente, en el sentido de vaciarla para darle lugar a un estado de silencio y de creación. Y esto no es mas ni menos que encender el hemisferio derecho asociado justamente al corazón, a la intuición, a la creatividad, a lo invisible, hasta incluso a la clarividencia.

   Abrir el corazón puede desconectarnos de frecuencias bajas, de información que llega por lo general inconscientemente a nuestra mente y se apropia de nuestra energía, nuestro accionar y nos mantiene aprisionados en ciertos limites que nos presentan y en verdad no existen.

   En el Corazón radica el poder del amor. Una energía que activa el resto de los centros energéticos de nuestros cuerpos, equilibra ambos hemisferios y nos conecta con nuestra consciencia, con nuestra esencia, con nuestro yo superior, con nuestro potencial infinito y nos vuelve seres integrados, evolucionados y plenos.
---------------------------
Espero te sea de utilidad, Blanca


lunes, 19 de junio de 2017

Sagrada Cotideaneidad (o cómo ser feliz ahora)

Nicolás Tamayo
Fuente: http://elcaballogriego.wordpress.com/

   Se es feliz y se está alegre. Tomar esto como cierto nos hace conscientes de que acceder a la felicidad en realidad no tiene que ver con lo que uno hace, tiene o experimenta, sino que se relaciona con que tan presentes estamos en cada paso, acto y palabra que expresamos.

hombre-dibujando-corazon-paraguas-pajaros-atardecer-300x200
   Ser feliz es dejar que la esencia que nos sostiene se exprese. Es quitar en vez de agregar. Ser feliz es simplemente ser nosotros en cada pequeña cosa.

   Solemos entender que ser feliz es sinónimo de estar en un estado de completa dicha, con una sonrisa permanente, en un estado ideal donde no hay dificultades. Me gusta pensar que ese estado existe (de hecho creo que existe), sin embargo siento que es difícil alcanzarlo mientras nos movemos a través de la experiencia terrena, ya que la propia naturaleza del viaje humano viene con todo un conjunto de situaciones y experiencias que nos hacen evolucionar y crecer, y esas experiencias muchas veces vienen asociadas a momentos difíciles y una cuota de dolor. Desde esta perspectiva ¿que es la felicidad? ¿como se expresa la felicidad mientras recorremos la vía terrena?

   Ser feliz es dejar que la esencia se exprese, en la práctica significa hacerse consciente de la verdadera naturaleza de las cosas: hay una esencia divina que todo lo sostiene. Cuando nos hacemos conscientes de esa trama cósmica la perspectiva cambia. Por fuera el mundo puede seguir avanzando hacia una catástrofe global, pero la mirada ha cambiado. Al elevar la mirada, puedo seguir experimentando situaciones dolorosas, pero se está en un mejor escenario para enfrentarlas, se abordan desde la perspectiva de la esencia.

   De la mano de todo esto está “sacralizar la cotideaneidad”, es decir ver lo sagrado en cada pequeño acto. Si abrimos la mirada y disfrutamos cada pequeña cosa que pasa en nuestras vidas, ya estamos un poco más cerca de vivir desde la esencia. El simple hecho de lavarte la cara en la mañana encierra una cadena de eventos que, a los ojos del observador consciente, son magia pura.

   Esa es la invitación, que cada pequeño acto de cada día sea abordado desde lo que realmente eres. Si no podemos ser felices con lo que tenemos o estamos experimentado ahora, tampoco podremos ser felices cuando, aquello que creemos que nos hará felices, llegue.
------------------
Espero te sea de utilidad, Blanca


domingo, 18 de junio de 2017

FELIZ DÍA DEL PADRE

Y este Domingo en Venezuela, celebramos el DIA DEL PADRE por eso, vaya mis felicitaciones a todos esos seres maravillosos que desempeñan el roll de padre

viernes, 16 de junio de 2017

La Ternura, un acto de coraje

Por Alex Rovira
“Nada es pequeño en el amor.
Aquellos que esperan las grandes ocasiones
para probar su ternura, no saben amar.”


Fuente: elpartidodelavida.blogspot.com/

   Si algún elemento da belleza y sentido a la vida y hace que ésta sea buena es, sin duda, la ternura, ya que ella es la expre­sión más serena, bella y firme del amor. Es el respeto, el reconocimiento y el cariño expresado en el gesto, en el de­talle sutil, en el regalo inesperado, en la mirada cómplice o en el abrazo entregado y sincero. Gracias a la ternura, las relaciones afectivas crean las raíces del vínculo, del respeto, de la consideración y del verdadero amor. Sin ternura es difícil que prospere la relación de pareja. Pero además es gracias a la ternura que nuestros hijos reciben también un sostén emocional fundamental para su desarrollo como fu­turas personas.

Al parecer, los recuerdos que más nos acompañan en los últimos instantes de nuestra vida no tienen que ver con momentos de triunfo o de éxito, de pompa y circunstancia, sino mas bien con experiencias donde lo que acontece es un encuentro profundo con un ser amado, un momento de intimidad serena cargado de significado: palabras de gratitud, caricias, miradas, un adiós, un reencuentro, un gracias, un perdón, un te quiero, compasión, sentimiento compartido, intimidad vivida desde la serenidad desnuda. Son esos instan­tes los que quedan grabados en la memoria gracias a la luz de la ternura que revela la excelencia del ser humano a través del cuidado, el respeto y el afecto.

foto-panda     Mahatma Gandhi decía que un cobarde es incapaz de mostrar amor, ya que hacerlo está reservado a los valientes. Y así es: paradójicamente, la ternura no es blanda, sino fuerte, firme y audaz porque se muestra sin barreras, sin miedo. Es más, no sólo la ternura puede leerse como un acto de coraje, sino también de voluntad para mantener y reforzar el vínculo de­seado de una relación, que se proyecta en el futuro gracias al deseo y a la imaginación creadora. La ternura es en verdad lo que hace fuerte al amor y enciende la chispa de la alegría en la adversidad, el revés o las circunstancias grises y oscuras de la existencia. Gracias a ella toda relación deviene más profun­da y duradera, porque su expresión no es más que un síntoma del deseo de que el otro esté bien.

     La ternura implica, por lo tanto, confianza y seguridad en uno mismo. Sin ella es imposible la entrega decidida. Y lo más paradójico es que su expresión no es ostentosa, ya que se manifiesta en pequeños detalles: la escucha atenta, respetuosa y activa, el gesto amable que no espera respuesta, la demos­tración verdadera de interés por el otro, ajena de expectativa de contrapartida.

     La ternura expresa además la calidad de una relación. Sexo con ternura es expresión del amor. Sin ternura, una relación basada puramente en la sexualidad está condenada a la ruptura en un mayor o menor plazo de tiempo. Porque aunque pueda haber intensidad sensorial en el intercambio físico, sin ternura se produce una relación que no busca el bien del otro, sino que se encierra en la búsqueda del propio placer y hace del otro un objeto de satisfacción y nada más. La ternura es el reposo de la pasión. En efec­to, la pasión del enamoramiento es efímera y da paso, con el tiempo, a una relación más reposada donde se instala la ternu­ra. Sin ella, la relación de pareja está condenada a largo plazo al fracaso, porque su ausencia genera aburrimiento, rutina, pe­reza, apatía, distancia, abandono, dejadez y egoísmo.
------------------
Espero te resulte de utilidad, Blanca