Bienvenidos a Conociendo tu alma!

BIENVENIDOS A CONOCIENDO TU ALMA!!!

Infinitas gracias por estar aquí!. Sin cada uno de Uds. no sería posible seguir adelante. Este blog, lo he creado para brindarnos la oportunidad de descubrir en conjunto porque estamos aquí, cual es el motivo por el cual Dios nos envió a este mundo, por eso el nombre del blog: CONOCIENDO TU ALMA!!!

Si quieres formar parte de "Conociendo tu alma" solo envíame un correo a conociendotualma@gmail.com y te incluyo en la lista de distribución...

Mil bendiciones para tí!

martes, 17 de enero de 2017

El Amor de mi Vida‏: aprende a amarte

Me® Vivar
Fuente: http://mer-sanandoelalma.blogspot.com

   Nos enseñan desde pequeñitos que el amor llegará un día montado en un corcel… que es un príncipe, generalmente azul, lleno de hermosas cualidades y que cuando se presente no conocerás la tristeza porque de ahí en adelante todo será felicidad… ¿Mentira? Depende… Creo que todo es verdad, excepto en que quizás buscamos a ese príncipe en el lugar equivocado.

fotolia_33122475_subscripti   Deambulamos por la vida sintiéndonos infelices e incompletos. Esperamos que venga otro ser a completarnos y a darnos la tan ansiada felicidad y cuando creemos haberlo encontrado por fin, a poco andar nos sentimos decepcionados porque en realidad no era lo que anhelábamos. Seguimos buscando y a muchos se les va la vida en esa búsqueda y jamás encuentran ese gran amor…

   Y los que al fin lo encontramos, nos recriminamos por no haber sido capaces de verlo si estaba ahí… justo en la punta de nuestra nariz y no fuimos capaces de olerlo ni verlo…

   El gran amor de nuestras vidas viene de nosotros hacia nosotros mismos y no es narcisismo sino la realidad de nuestra existencia terrenal: Venimos vivir una experiencia tridimensional acá en la Tierra con el único fin de aprender a amarnos ya que solo así podemos ascender y llegar a amar a los demás… Y no es una fase cliché, sino la gran realidad, ya que amarse significa, primero conocerse, luego aceptarse en todo lo que somos, sin negar nuestras miserias y comprendiendo nuestra humanidad imperfecta…

   El amor es incondicional así que nuestro amor hacia nosotros mismos debe estar por sobre toda limitación humana… Amarse es comprender que somos el resultado de un cúmulo de experiencias adquiridas desde el momento en que nacemos y que no podemos renegar de ninguna de ellas, por dolorosas que hayan sido, porque todas esas experiencias han forjado el ser humano que eres hoy.

   Cuesta amarse… No resulta nada fácil este trabajo de aprender a amarnos a medida que nos vamos conociendo con nuestras luces y sombras… Muchos creen que amarse es ir a la peluquería y al spa cada semana y regalonearse cuidando su cuerpo… pero esas mismas personas al llegar a casa se dejan ofender y pisotear por un hombre que las desvaloriza y las llama tontas o les saca en cara que viven a expensas de ellos…

forgiveyourself1   Amarse va mucho más allá que mimar al cuerpo sino que es mimar al alma… Amarse es la aceptación total… Amarse es amar tus ojos, tu pelo, tu sonrisa, tu infancia, tu presencia y ausencia de cualidades, tus experiencias pasadas, tus aciertos, tus errores… Si me amo no le entrego el poder a “otro” para que sea el dueño de mi felicidad. Si me amo mi alegría y mi tristeza no dependerán de los demás… Si me amo seré consecuente con mis actos… Si me amo procuraré ser feliz cada día de mi vida…

   Tú no eres un ser incompleto… No necesitas la compleción de otro porque tú lo tienes todo dentro de ti…

   Por eso, a todos quienes buscan desesperadamente al amor de sus vidas les digo que dejen de buscar allá afuera porque no está en el exterior… ese amor que te hará feliz es aquel que viene desde tu interior y te procuras tú mismo y que eres capaz de volcar hacia todos los actos de tu vida… Cuando te enamores profundamente de ese SER que eres tú irradiarás tanta armonía y felicidad que es muy probable que aparezcan montones de príncipes y principesas invitándote a salir y tú, quizás tendrás que rechazarlos porque estarás muy ocupado viviendo un intenso romance contigo mismo…

   Aprende a amarte… Nunca es tarde para empezar a darnos aquello que siempre hemos anhelado…
-----------------
Espero te resulte de interés, Blanca



lunes, 16 de enero de 2017

El ayuno durante dos días sería capaz de regenerar el Sistema Inmune

Por: Roberto Mendez

Antes de empezar, que nadie se equivoque, pues no vamos a hablar de ningún tipo de “dieta detox” o similares. Como ya os dijimos en su día, este tipo de dietas no tienen ninguna base científica, ni sirven para protegernos contra el cáncer, ni es necesario “desintoxicarse” tras una temporada de mucha ingesta calórica como podría ser Navidad.

Aclarado este punto, hoy hablaremos sobre el ayuno, otra mala técnica excesivamente usada para perder peso (craso error, pues nuestro cuerpo cree que no volverá a comer en mucho tiempo y retiene grasa, cosa que es contraproducente para adelgazar). Sin embargo, lo que se ha comprobado en un reciente estudio es que el ayuno podría ser capaz de regenerar completamente el sistema inmune, una gran noticia para enfermos de cáncer o individuos de avanzada edad.

El ayuno y la regeneración del sistema inmune

ayuno
En una nueva investigación a cargo de los científicos de la Universidad del Sur de California, se ha llegado a la conclusión de que el ayuno de apenas dos días sería suficiente para regenerar el sistema inmune, reforzando así al organismo contra infecciones. Esto sería una buena noticia para individuos determinados, como bien podrían ser personas mayores o todo aquel con el sistema inmune dañado, como los enfermos que sufran cáncer o hayan pasado por quimioterapia.


Para llegar a tal conclusión, estos científicos comprobaron los efectos del ayuno durante dos o cuatro días en un período de seis meses, tanto en ratones como en humanos. Y en ambos casos los resultados eran los mismos: Los recuentos de células blancas (células defensivas) bajaron. En un principio esto podría sonar mal, pero no es así, pues esta bajada de cantidad de células sería como un signo de alerta para la regeneración de nuevas células blancas en sangre, cosa que finalmente da lugar a la regeneración total del sistema inmune.

Así lo explica Valter Longo, profesor de Gerontología y Ciencias Biológicas de la Universidad del Sur de California:
“Se da permiso a las células madre para seguir adelante, comenzar la proliferación y reconstruir todo el sistema. Esto es una buena noticia, pues el cuerpo también se deshace de las partes dañadas, ineficientes y viejas durante el ayuno. Por ello, si empezamos con un sistema muy dañado por la quimioterapia y el envejecimiento, los ciclos de ayuno pueden generar, literalmente, un nuevo sistema inmune”
Finalmente, también cabe añadir que se detectó que el ayuno también reduce la cantidad de la enzima PKA, dando lugar a un aumento de la vida de los organismos simples, además de una disminución de la hormona IGF-1, relacionada con el envejecimiento, la progresión tumoral y el riesgo de sufrir cáncer. Además, en un pequeño ensayo piloto, también se encontró que ayunar 72 horas antes de recibir quimioterapia podía proteger contra la toxicidad de esta (aunque respecto a este último punto aún es necesario ahondar en la investigación).
-----------------
Espero les resulte de interés, Blanca

domingo, 15 de enero de 2017

Las posesiones que nos poseen

Por: Lara Fernández
Fuente: http://semillassolares.blogspot.com.es/

  No se trata de vestir de blanco y negro o decorar la habitación como una celda de aislamiento. Pero la verdadera reducción a la esencia requiere bastante más fuerza de voluntad. Joshua Fields y Ryan Nicodemus, decidieron un día arrojar por la borda sus pertenencias materiales e ir narrando en su blog el periplo hacia la absoluta sencillez y libertad.

   Ahora, con 32 años, comparten los beneficios de vivir con menos y han publicado un libro, Everything That Remains, una especie de manual para aquellos que quieran encontrar inspiración y saber cómo lo han conseguido ellos.

   Ambos aseguran que han construido una vida a contracorriente al principio, pero extraordinaria y gratificante. «Durante mucho tiempo, seguíamos la corriente de la sociedad. No estábamos satisfechos con toda esa ola de desorden: desorden mental, emocional, físico. Ya habíamos llegado a los rápidos y sentíamos que, de seguir así, nos precipitábamos velozmente hacia las cataratas».

   Fue entonces cuando decidieron cambiar. Joshua nos lo cuenta.

- Comenzasteis prescindiendo de un objeto cada día durante un mes, ¿sigues manteniendo esa rutina?
- Ya no, pero esa decisión fue una parte importantísima del comienzo, que me permitió obtener el impulso necesario para continuar. Tardé ocho meses en deshacerme del 90% de mis posesiones materiales. Ahora, todo lo que mantengo me sirve para algo o me proporciona alegría. Mis días están llenos de actividades que disfruto, que me ayudan a crecer. Me centro principalmente en las cinco áreas más importantes de la vida: salud, relaciones, diversión, crecimiento personal y ayuda a los demás.

- Como todo comienzo… ¿fue difícil eliminar el desorden de tu vida?
- Al principio fue muy duro. Tenía mucho apego emocional a mis cosas. Pero una vez que cogí marcha, se hizo más fácil y me di cuenta de que podía deshacerme de cosas que antes me parecían imprescindibles, como esos objetos de valor sentimental que guardas año tras año, pero que no te aportan ningún valor real.

apegos_02b35493
- ¿Crece el interés por la simplicidad?
- Las personas buscan ser conscientes de lo que es importante, de lo que aporta un valor añadido. Yo echaba de menos establecer mis propias prioridades, evaluar cuál era mi escala de valores. Creo que sí aumenta el interés por el minimalismo, porque en esa conciencia reside la verdadera libertad.

- ¿Por qué aseguras que ser organizado es un mal concepto?
- A menudo, la organización nos impide simplificar nuestras vidas. Es solo una acumulación bien planificada. No importa lo bien organizados que seamos, tenemos que cuidar continuamente de las cosas, limpiar y clasificar una y otra vez esas pertenencias que tan metódicamente hemos ordenado. Sin embargo, cuando nos deshacemos de los objetos superfluos, podemos centrarnos en lo importante. Una vez que apartamos lo residual del camino, mantenerse organizado es infinitamente más fácil.

- Imaginemos por un momento que todo el mundo quisiera lidiar con el problema real y se convirtiera en minimalista, ¿qué ocurriría?
- En términos evolutivos, no fue hasta hace muy poco tiempo cuando empezamos a acumular cosas materiales, tratando nuestros deseos como necesidades, fabricando objetos nuevos, más grandes, más ostentosos. Tal enfermedad se convirtió en aceptable en muchas culturas y, ya no es que aceptemos esa acumulación masiva en nuestras vidas, sino que la esperamos, intentando alcanzar así la felicidad. Como dijo George Carlin, es como pegarse sandwiches al cuerpo con cinta aislante en un esfuerzo por satisfacer el hambre.

   Todos pueden ser minimalista y el mundo seguiría funcionando. Hace cien años, todos simplificaban por defecto. La gente no buscaba vivir de un modo simple, simplemente Vivía. Desde entonces, hemos evolucionado tecnológica, médica e incluso intelectualmente, pero se podría argumentar que podemos evolucionar más rápido eliminando el desorden y centrándonos en lo importante.
-----------------------
Espero te sea de utilidad, Blanca


sábado, 14 de enero de 2017

Nuestras creencias son nuestros obstáculos, de Eckhart Tolle

Por: Eckhart Tolle
Fragmentos de: Una nueva Tierra
Fuente: http://semillassolares.blogspot.com.es/

Nuestro sentido de lo que somos determina cuáles han de ser nuestras necesidades y las cosas a las cuales les atribuiremos importancia en la vida.

Todo aquello que nos parezca importante tendrá el poder de perturbarnos e irritarnos.

Esto se puede utilizar como criterio para descubrir hasta qué punto nos conocemos a nosotros mismos.

Lo que nos importa no es necesariamente lo que expresamos ni aquello en lo cual creemos, sino aquello que se manifiesta como importante a través de nuestros actos y de nuestras reacciones.

   Entonces conviene preguntarnos: “¿Cuáles son las cosas que me irritan y me alteran?”

Si las nimiedades tienen el poder para molestarnos, entonces eso es exactamente lo que creemos ser: un ser insignificante.

Esa será nuestra creencia inconsciente.

   ¿Cuáles son las cosas insignificantes?

Finalmente, todas las cosas son insignificantes, porque todas las cosas son transitorias.

   Podemos decir, “sé que soy un espíritu inmortal”, o “estoy cansado de este mundo de locos y lo único que deseo es paz”, hasta cuando suena el teléfono. Malas noticias: hubo un colapso de la bolsa de valores; te robaron el automóvil; llegó la suegra; se canceló el viaje; se canceló el contrato; el compañero se ha ido; dicen que es culpa nuestra…

Entonces se levanta en nuestro interior una oleada de ira o ansiedad.

La voz se torna dura: “no soporto más esto”.

Acusamos, culpamos, atacamos, nos defendemos o nos justificamos, y todo eso sucede en piloto automático.

Obviamente hay algo más importante para nosotros que la paz interior que pedíamos hace un momento, y tampoco somos ya un espíritu inmortal.

El negocio, el dinero, el contrato, la pérdida o la amenaza de pérdida son más importantes. ¿Para quién? ¿Para el espíritu inmortal que dijimos ser? No, para mí.

Para ese pequeño yo que busca la seguridad o la realización en cosas transitorias y que se enfada o se pone nervioso cuando no las encuentra.

Bueno, por lo menos ahora sabemos quiénes creemos ser realmente.

   Si la paz es realmente lo que deseamos, debemos elegir la paz.

Si la paz fuera más importante para nosotros que todo lo demás y si supiéramos de verdad que somos espíritus en lugar de un pequeño yo, no reaccionaríamos, sino que nos mantendríamos totalmente centrados frente a situaciones o personas difíciles.

Aceptaríamos inmediatamente la situación y nos haríamos uno con ella en lugar de separarnos de ella. Entonces, a partir del estado, vendría la acción.

Sería una acción proveniente de lo que somos (conciencia) y no de lo que creemos ser (el pequeño yo). Sería entonces una respuesta poderosa y eficaz que no convertiría a la persona o a la situación en enemiga.

20101016_36979   El mundo siempre se encarga de que no nos engañemos durante mucho tiempo acerca de lo que pensamos ser, mostrándonos las cosas que creemos que nos importan.
La forma como reaccionamos ante las personas y las situaciones, especialmente en los momentos difíciles, es el mejor indicador del conocimiento real que tenemos de nosotros mismos.

   Mientras más limitada sea nuestra idea de nosotros mismos, más atención prestaremos y más reaccionaremos ante las limitaciones del ego, ante los demás.

Los “defectos” que vemos en los otros se convierten, para nosotros, en su identidad.

Eso significa que veremos solamente el ego en los demás, reforzando así el nuestro.

En lugar de mirar “más allá”, fijamos nuestra atención en él. ¿Quién ve el ego? Nuestro ego.

   Cuando reconocemos que aquellas cosas de los demás que nos producen una reacción son también nuestras (y a veces sólo nuestras), comenzamos a tomar conciencia.

En esa etapa es probable que también nos demos cuenta que les hacíamos a los demás lo que pensábamos que ellos nos hacían a nosotros. Dejamos de considerarnos víctimas.

Pero es gracias a ese conocimiento de lo que no somos que logramos eliminar el mayor obstáculo para llegar a conocernos realmente.

   Nadie puede decirnos lo que somos.

Sería apenas otro concepto más, incapaz de cambiarnos.

No hace falta una creencia para saber lo que somos.

En efecto, todas las creencias son obstáculos.

Ni siquiera necesitamos alcanzar la realización, porque ya somos lo que somos.

Pero sin la realización nuestro ser no puede proyectar su luminosidad sobre el mundo.

Permanece en el ámbito de lo inmanifiesto, es decir, en nuestro verdadero hogar. Entonces somos como la persona que finge ser pobre mientras tiene cien millones de dólares en su cuenta, con lo cual el potencial de su fortuna jamás se manifiesta.

LA ABUNDANCIA

   La noción de lo que creemos ser también está íntimamente relacionada con la forma como percibimos el tratamiento que recibimos de los demás.

Muchas personas se quejan de que los demás no los tratan como se merecen. “No me prestan atención, no me respetan, no reconocen lo que hago”, dicen. “Es como si no existiera”.

Cuando las tratan con amabilidad, sospechan algún motivo oculto. “Los otros tratan de manipularme y aprovecharse de mí. Nadie me quiere”.

victima   Estos creen ser: “soy un pobre ser necesitado cuyas necesidades están insatisfechas”. Este error fundamental de interpretación crea disfunción en todas sus relaciones.

Creen no tener nada que dar y que el mundo o las demás personas les niegan lo que necesitan.

Su realidad se basa en una noción ilusoria de lo que son, la cual sabotea todas las situaciones y empaña todas las relaciones.

Si la noción de carencia, trátese de dinero, reconocimiento o amor, se convierte en parte de lo que creemos ser, siempre experimentaremos esa carencia.

En lugar de reconocer todo lo bueno de la vida, lo único que vemos es carencia.

“Reconocer lo bueno que ya tenemos es la base de la abundancia”.

   El hecho es que cada vez que creemos que el mundo nos niega algo, le estamos negando algo al mundo.

Y eso es así porque en el fondo de nuestro ser, pensamos que somos pequeños y no tenemos nada que dar.

   Practique lo siguiente durante un par de semanas para ver cómo cambia su realidad: dé a los demás todo lo que sienta que le están negando.

¿Le falta algo? Actúe como si lo tuviera, y le llegará.

Así, al poco tiempo de comenzar a dar, comenzará a recibir.

No es posible recibir lo que no se da.

El flujo crea reflujo.

Ya posee aquello que cree que el mundo le niega, pero a menos que permita que ese algo fluya, jamás se enterará de que ya lo tiene. Y eso incluye la abundancia.

La fuente de toda abundancia no reside afuera de nosotros, es parte de lo que somos. Sin embargo, es preciso comenzar por reconocer y aceptar la abundancia externa.

Reconozca la plenitud de la vida que lo rodea: el calor del sol sobre su piel, la magnificencia de las flores en una floristería, el zumo delicioso de una fruta o la sensación de empaparse hasta los huesos bajo la lluvia. Encontramos la plenitud de la vida a cada paso.

Reconocer la abundancia que nos rodea despierta la abundancia que yace latente dentro de nosotros y entonces, es sólo cuestión de dejarla fluir.

Cuando le sonreímos a un extraño, proyectamos la energía hacia afuera.

Nos convertimos en dadores.

   Pregúntese con frecuencia, “¿qué puedo dar en esta situación; cómo puedo servirle a esta persona, cómo puedo ser útil en esta situación?”

No necesitamos ser dueños de nada para sentir la abundancia, pero si sentimos la abundancia interior constantemente, es casi seguro que nos llegarán las cosas.

La abundancia les llega solamente a quienes ya la tienen. Es una ley universal.

Tanto la abundancia como la escasez son estados interiores que se manifiestan en nuestra realidad.
------------------------------
Espero te sea de utilidad, Blanca


viernes, 13 de enero de 2017

Practica estos 7 pasos para sanar a tu niño interior

Fuente: angelesamor.org

image145La mayoría de nosotros tiene un niño interior que está atascado, perdido o dolorido. Cuando nos duele algo en el cuerpo, podemos estar seguros de que nuestro niño interior nos está diciendo que está dolorido y nos está provocando una interrupción en el fluir energético.

   Cuando nos sentimos dolorido/a, asustado/a, enojado/a, celoso/a, envidioso/a, terco/a o no lo suficientemente bueno/as, hay una parte nuestra que aún está apegada a la niñez, creando problemas en nuestra vida.

   Si se lo pedimos, los ángeles se alegran cuando pueden ayudamos a sanar esas partes atascadas.

  1. Tómate unos momentos para soltar las articulaciones de tu cuerpo y relajarte.
  2. Respira cómodamente hacia tu estómago, expandiéndolo, y luego lentamente suelta la respiración. Repite esto varias veces hasta que te empieces a sentir muy cómodo/a.
  3. Recuerda la última vez que te sentías de algún modo enojado/a, dolorido/a o negativo/a. Sé consciente de que el adulto equilibrado y sabio no está sintiendo estas emociones. Las emociones son aquellas de tu niño/a atascado/a. Siente cuántos años tiene estela niño/a dentro de ti.
  4. Cuando encuentras el niño/la niña, consuélalo/a e invita a los ángeles sanadores a sanarlo/a.
  5. Relájate y permanece abierto/a a lo que hagan los ángeles para sanar a aquel/la niño/a.
  6. Cuando te devuelven tu niño/a, notarás qué distinto/a se ve y se siente.
  7. Agradece a los ángeles.
-------------------
Espero te resulte de interés, Blanca



jueves, 12 de enero de 2017

12 formas de generar buen karma

Investigación Alternativa.
MIKE GILBERT
Fuente: http://sincrodestino2012.ning.com/

Dharma es una palabra sánscrita que traduce “proteger” o “virtud” y que también se usaba para significar “orden social.”
dando(1)   En la milenaria literatura Vedica la palabra dharma es generalmente usada para señalar las enseñanzas y el camino correcto para llegar a la iluminación del ser. En Hinduismo, dharma es una buena acción, virtud o deber superior.

   En general, dharma es toda aquella acción que guarda o protege el bienestar individual y colectivo. Tanto en el Hinduismo como en el Budismo, dharma está asociado con el concepto de karma – la ley de causa y efecto, que dice que para cada acción, existe una consecuencia; para cada causa, hay un efecto y todo lo que enviamos al Universo, regresa a nosotros tarde o temprano.

   Para lograr un ‘buen karma’ es necesario vivir de acuerdo al dharma, es decir, actuando correctamente y siguiendo las enseñanzas espirituales más elevadas. Toda acción que beneficie al individuo, a quienes lo rodean y a la humanidad en general, es considerado dharma y generará buen karma.

   En Hinduismo, el Manusmriti (las leyes de Manu) establece 10 reglas para acumular dharma. Perdón, Paciencia, Control de la mente y el cuerpo, Honestidad (no hurtar), Santidad, Lógica, Control de los sentidos, Verdad, Conocimiento y Ausencia de rabia.

   En términos generales, cultivar cualquier virtud generará dharma, mientras que ir en su contra, generará karma.

12 maneras prácticas de cultivar dharma

1. Actos de bondad y generosidad. Cualquier acto de bondad hacia nosotros y los demás genera buen karma. Desde dejar una buena propina o contribuir a la caridad, hasta abrir una puerta o ceder el puesto. Sea generoso con los demás y con usted mismo en todo momento. Compartir es buen karma.

2. Protección hacia inocentes. Hablar y actuar en nombre de aquellos que no pueden hacerlo por sí mismos, y la lucha por la justicia, genera buen karma. En vez de siempre buscar su interés propio en cada situación, explore opciones de beneficiar a los demás.

3. Compensar karma. Si ha cometido una injusticia o un error hacia otros, compense pidiendo perdón y ejecutando acciones que reparen el daño que ha cometido.

4. Cuidar la Madre Tierra. Cualquier acción que proteja la naturaleza generará buen karma. Todos dependemos del planeta, y por lo tanto cualquier manera en que usted ayude a conservar recursos, beneficia a la humanidad entera. Sea también bondadoso con animales.

5. Cooperación. En vez de ser competitivo, aprenda a cooperar y trabajar en equipo. Sus esfuerzos por todo el grupo, generan buen karma inmediatamente, independientemente si son reconocidos o no por los demás.

6. Perdón. El perdón nos sana y también sana nuestro karma. Perdonar no es necesariamente una acción hacia los demás … es más un proceso interno en el que nos deshacemos de rencores y rabias, y energéticamente soltamos aquello que nos envenena y ataca psíquicamente a otros.

7. Pureza. La pureza de acción e intención genera dharma. Actuar siempre honestamente, diciendo la verdad, sin intentar dañar a los demás, aumenta nuestro buen karma. No robe, no ataque, no traicione, no desee el mal.

8. Cantar mantras. Se dice que repetir mantras nos ayuda a limpiar el karma y a generar dharma.

9. Oración y afirmaciones. La comunicación con nuestro yo superior y con los seres y maestros espirituales nos pone en contacto con el propósito mayor de nuestra vida, y con las leyes universales de la espiritualidad. Esta comunicación también nos esclarece nuestra misión y nos inspira genuinamente a actuar de acuerdo con el dharma.

a-1242
10. Respeto por la libertad. Para cultivar buen karma, usted debe respetar a los demás. Esto implica no coartar su libre expresión, no manipular sus acciones, no limitar su crecimiento. Entienda que cada persona está cumpliendo una misión y aprendiendo una lección y por lo tanto, deben desarrollarse libremente y seguir sus propios caminos.

11. Compasión. Deje el juicio de lado y aprenda a comprender a los demás, siendo compasivo por los errores y defectos y poniéndose en los zapatos ajenos. Tenga siempre presente los sentimientos de los demás, y esté atento a aquellos que sufren, e incluso a aquellos que hacen mal.

12. Compartir el conocimiento. Asuma la responsabilidad de compartir sus lecciones con los demás pero déjelos recibir estas lecciones o rechazarlas. La idea no es convertir ni convencer a nadie. Simplemente compartir un conocimiento libremente.

A ponerlo en práctica!!!
----------------------------
Espero que te sea de utilidad, Blanca


miércoles, 11 de enero de 2017

Despertar después de tanta oscuridad

Por: Gustavo Levín
Fuente: http://www.animalespiritual.com/

0023-600x345   La naturaleza es sabia, el momento más oscuro de la noche se produce justo antes del amanecer. La transformación es dolorosa, la mariposa no es mariposa sin que antes haya sufrido como oruga su metamorfosis. Esperar con esperanza que salga el sol, no renunciar siquiera en medio del mayor dolor, porque a oscuras se puede estar justo a punto de salir del laberinto.

   Nunca darse por vencido, nunca detenerse, nunca dejar de confiar. Hay una recompensa esperando. Hay una salida. ¿Quién sabe del por qué de estos desalineos de nuestras vidas? ¿Quién sabe el por qué del duro trabajo que debemos realizar para alinearnos con quienes somos y con el mundo?

   Cuesta hacerse uno con el universo, fundirse con la propia fuente. La mente va a hacer todo lo posible para desconectar ese cable que nos une a la tierra. Darse cuenta cuando habla la cabeza, cuando hablan las experiencias que coartan el camino del corazón, es una clave. Los sentidos pueden desorientar, la ilusión de lo que veo nada tiene que hacer contra la fuerza de la intuición.

   Si hay una noche oscura del alma, tendrá también que haber un maravilloso despertar. Y ojo, aquí nadie habla desde afuera, sino todo lo contrario, estoy hablando desde adentro, desde lo más profundo del alma.
-------------------
Espero te resulte de interés, Blanca