Bienvenidos a Conociendo tu alma!

BIENVENIDOS A CONOCIENDO TU ALMA!!!

Infinitas gracias por estar aquí!. Sin cada uno de Uds. no sería posible seguir adelante. Este blog, lo he creado para brindarnos la oportunidad de descubrir en conjunto porque estamos aquí, cual es el motivo por el cual Dios nos envió a este mundo, por eso el nombre del blog: CONOCIENDO TU ALMA!!!

Si quieres formar parte de "Conociendo tu alma" solo envíame un correo a conociendotualma@gmail.com y te incluyo en la lista de distribución...

Mil bendiciones para tí!

lunes, 24 de abril de 2017

Mitos sobre la ILUMINACIÓN

Michael Jeffreys. Traducción: Tarsila Murguía
Fuente: http://semillassolares.blogspot.com.es

1. La iluminación es un largo viaje que toma años, décadas, o incluso toda una vida o más.
iluminacion   La iluminación consiste en darte cuenta de lo que eres y de lo que siempre has sido.

   Que tú no eres la imagen que tienes de ti mismo, ni tus pensamientos ni tu cuerpo.

   Debido a que ya eres Consciencia, una analogía sería preguntarte: ¿qué distancia necesitaría recorrer el océano para encontrar agua? La respuesta es: ninguna distancia. Simplemente necesitaría reconocer claramente lo que ya es.

   La razón por la que es difícil despertar a nuestra naturaleza original infinita es porque se nos ha condicionado desde que nacimos, que somos nuestro cuerpo y/o la imagen que tenemos de nosotros mismos en nuestra mente.

   No somos eso. Entonces ¿Qué somos? Somos lo que en silencio observa, es CONSCIENTE de todo lo que experimentamos. Esto incluye todos los pensamientos, sentimientos, emociones, imágenes y percepciones que surgen dentro. Por ejemplo, ¿cómo sabes que tienes un cuerpo? Lo sabes porque estás consciente de él. ¿Cómo sabes que tienes pensamientos? Lo sabes porque estás consciente de ellos. En pocas palabras, tu naturaleza es la CONSCIENCIA misma.

2. Estaré iluminado en cuanto aprenda a detener mis pensamientos.
   Este es un error muy común. La realidad es que no necesitas que tus pensamientos se detengan para despertar, sólo tienes que dejar de identificarte con ellos. Sin embargo, esto no es tan fácil porque la mayoría de nosotros nos hemos pasado la vida haciendo justamente eso. La clave está en observarlos, observarlos silenciosamente. Observa el espacio que hay entre tú y el pensamiento que surge y date cuenta que tú estás presente antes que el pensamiento, durante el pensamiento, y después del pensamiento, entonces, el pensamiento no puede ser tú. De hecho, ¿acaso no estás absolutamente presente incluso cuando ningún pensamiento está surgiendo?

3. La iluminación significa que me liberaré del ego.
   El ego es necesario para la supervivencia del cuerpo, y es lo que nos indica cuándo huir del peligro o cuándo debemos defendernos. Sin embargo, a pesar de que en raras ocasiones nos encontramos en situaciones reales de vida o muerte, el ego aborda cualquier disturbio psicológico con esta misma respuesta de lucha o huida. Si alguien nos insulta el ego entra en acción sintiéndose amenazado.

descarga
   La clave está en ver que no somos nuestro ego. A través de observarlo cuando se pone en acción podemos ir ganando un poco de espacio entre nosotros y él. Cuanto más espacio, menos atracción generará sobre nosotros. Muy pronto, el ego se empieza a sentir un niño mimado que siempre está quejándose y lloriqueando porque quiere lo que quiere y cuando quiere. El mantra del ego es: ‘¡Yo, yo, yo!’

4. Una vez que me ilumine, mi vida estará libre de problemas.
   Cuando despiertas, no es que sólo tendrás cosas ‘positivas’ en tu vida, más bien es que has dejado de etiquetarlas como positivas y negativas porque todo es visto ahora como la Vida desplegándose exactamente tal y como es. Te das cuenta que no tienes el control de la Vida, que la Vida es, y que no estás separado de la Vida. Aprendes a confiar plena y completamente en la Vida. Aprendes a ‘fluir’ y a disfrutar del viaje. Una montaña rusa tiene ALTAS y BAJAS. ¡No puedes tener una con sólo ALTAS!

   Recuerda, todo el mundo es un buen capitán cuando la mar está en calma… así que mejor no huyamos de las tormentas… Podemos ver una tormenta como un problema completamente insuperable o como un desafío para llegar a lo más profundo y descubrir de lo que estamos hechos realmente. Como dice el refrán, ‘los barcos no fueron diseñados para permanecer en puerto’.

   Independientemente del resultado de la situación, aprenderás algo acerca de ti mismo que no sabías. Y cuando despiertes, serás consciente de que lo que eres, en tu centro, jamás podrá ser dañado.

5. Sabré que estoy iluminado porque me sentiré dichoso todos los días.
   Aunque la dicha o la felicidad suprema es una experiencia maravillosa, como toda experiencia, es algo que viene y va. La idea de que estar iluminado significa ser dichoso todo el tiempo, simplemente no es verdad. Despertar significa ser plenamente auténtico con el momento presente, APAREZCA LO QUE APAREZCA.

   Ya que el ser iluminado no se encuentra viviendo en el pasado ni en el futuro, tiene la capacidad de acoger incondicionalmente cualquier pensamiento, sentimiento, sensación o emoción que esté surgiendo en el momento presente. Lo que descubrimos es que nosotros, somos ese ESPACIO para cualquier experiencia que esté sucediendo en este momento.

Algunas consideraciones finales…
mat1_1234   Y así, en el Vedanta Advaita el término sánscrito, “neti neti,” que significa ‘ni esto, ni aquello’ se utiliza a menudo como una práctica para encontrar el camino de regreso a casa. Por ejemplo, podrías ver un árbol y preguntar, ‘¿Soy el árbol, o lo que está consciente de él?’ Ya que tú estás consciente del árbol, sabes entonces, que no podrías ser el árbol. Y puedes hacer esto con cada objeto en el que aterricen tus ojos, incluyendo tu cuerpo.

   Al principio, la mente tratará de decir, ‘¡Pero ‘yo’ estoy consciente de esto!’ Sin embargo, cuando tienes que preguntar, ‘¿Y qué es lo que conoce o está consciente de este ‘yo’ que afirma conocer el árbol? Y la mente dice, ‘¡Yo!’ Y tú preguntas, ‘¿Y quién está consciente de este ‘yo?’ Si sigues preguntando, ‘¿Y qué es lo que está consciente de eso?’ a cualquier respuesta que se le ocurra a la mente, con el tiempo, la mente se calma al darse cuenta que se ha quedado sin respuestas. Y así, terminas encontrando el silencio.

   La clave es que tienes que hacer este ejercicio, realmente, de tal forma que el entendimiento intelectual termine siendo experiencial. Esto se conoce, no a través de creer en lo que los demás te digan, sino a través de confirmarlo con tu propia experiencia directa. De pronto, podrías caer en la cuenta de que lo que siempre estuviste buscando era ESO que está llevando a cabo la búsqueda… y entonces… comienzas a descansar de tanta búsqueda.
--------------------------
Espero te sea de utilidad, Blanca


EXCELENTE FORMACIÓN REIKI USUI TIBETANO - NIVEL II - 23 DE ABRIL



sábado, 22 de abril de 2017

Drogas Naturales para la Felicidad

Química del pensamiento, Dr. José Cruz Ramírez, Colección Nueva Ciencia

Fuente: http://saludnatural.biomanantial.com/

Cuando alguien menciona la palabra droga por lo general la asociamos con la marihuana, el opio, los hongos alucinógenos, la cocaína, etcétera, sobre todo cuando si la droga lo que promete es hacer sentir bien o provocar estados de ánimo eufóricos.

fotolia_4673345_xs1   Sin embargo, la próxima vez que se quiera uno sentir animado o lleno de vitalidad y éxtasis, se habrá de recordar que el cerebro tiene la capacidad de producir drogas más potentes que cualquiera de las que se pudiese comprar allá afuera.

   El cerebro tiene una química asombrosa, capaz de producir sustancias químicas que provocan que la persona eleve su autoestima, experimente sensación de euforia, se sienta animada, alegre y vigorosa, sin necesidad de fumar, tomar o inyectarse “algo”.

   En la lista siguiente encontrarás algunas drogas que el cerebro produce y las cuales están relacionadas con lo mismos efectos que producen las drogas externas.

OXCITOCINA: es una hormona que estimula la sexualidad, capaz de crear alegría y euforia en el individuo.

DOPAMINA: encargada de la creatividad y la fantasía, elimina las fronteras entre el genio y la locura. Da posibilidad a los movimientos armoniosos y refinados y estimula y acelera la inteligencia y la actitud comprensiva. Esta es la droga de los artistas, músicos, dibujantes, pintores, bailarines, etcétera.

ENDORFINA: esta droga actúa como analgésico del dolor; son un elixir para el optimismo y la alegría, es la que provoca los sentimientos de satisfacción e ingratitud en el individuo.

SEROTONINA: esta hormona se encarga del equilibrio interno y la tranquilidad; es el elixir de la esperanza, la fe, la expectativa de lo grandioso. Provoca motivación, optimismo, valoración; sin embargo, esta hormona también puede causar los efectos contrarios a los mencionados.

164912_515854385130648_1368274777_n-300x300HORMONAS DE LA GLÁNDULA PINEAL: influyentes en el estado de ánimo e iniciativa, promueven los estados de liderazgo y la ambición de crecimiento en todo sentido.

¿Cómo puede uno estimular dichas drogas en el cerebro?

   La respuesta es muy sencilla: con un pensamiento enfocado que sea equivalente a las emociones que uno quiere provocarse. Por ejemplo, si quieres obtener felicidad, deberás tener la fortaleza de tener un pensamiento plenamente enfocado es dicha actitud. Poco a poco tu cerebro comenzará a generar la química necesaria elaborar dicha droga.

   La alegría o los estados anímicos de plenitud, gozo y libertad, no son algo vago y caprichoso, sino la consecuencia de un flujo correcto de sustancias químicas que proporcionan al ser humano su equilibrio físico y mental.

    A medida que seas más fuerte de mente, menos sustancias externas necesitarás no sólo para ser feliz, sino para curarte y mitigar dolores y realizarte en todo sentido.

-----------------------------
Espero te resulte de interés,
Blanca

miércoles, 5 de abril de 2017

El mensaje de los síntomas físicos

Reikitepic
Fuente: http://semillassolares.blogspot.com.es/ 

DolorHola! Tengo muchos nombres: dolor de rodilla, dolor de estómago, reumatismo, asma, mucosidad, gripe, dolor de espalda, ciática, cáncer, depresión, migraña, tos, dolor de garganta, insuficiencia renal, diabetes, y la lista sigue y sigue…

 Me he ofrecido como voluntario para ser el portador de noticias poco gratas para ti.

   Tú piensas que quiero fastidiarte, echar a perder tus planes, todos piensan que quiero entorpecerles, hacerles daño o limitarles.

Y no, eso sería un completo disparate.
Yo, el síntoma, simplemente te hablo en un lenguaje diferente.
Entonces, no puedo ser “sutil” y “suavecito”cuando debo darte un mensaje.
Te quejas de mi, de mi presencia en tu cuerpo, pero no te tomas ni un segundo en reflexionar y tratar de comprender el motivo de mi visita.
Sólo te escucho decirme: “Cállate”, “vete”, “maldita la hora en que apareciste”, y mil frases mas. Pero debo mantenerme firme y constante, porque debo hacerte entender el mensaje.

   ¿Qué haces tú? Me mandas a dormir con medicinas. Me mandas callar con tranquilizantes, me suplicas desaparecer con antiinflamatorios, me quieres borrar con quimioterapias.

Intentas días tras días, taparme, sellarme, callarme.

Cuando mi única intención es darte un mensaje y soy totalmente ignorado.

   Imagínate que soy una alarma que suena y que intenta de mil formas decirte que de frente hay un Iceberg con el que vas chocar y hundirte. Sueno y sueno por horas, por días, por semanas, por meses, por años, intentando avisarte, y tú te quejas porque no te dejo dormir, porque no te dejo caminar, porque no te dejo trabajar, pero sigues sin escucharme…

¿Vas comprendiendo??
   Para ti, yo el síntoma, soy “La Enfermedad”.
¡Qué cosa más absurda! No confundas las cosas.
Vas al médico, y pagas por docenas de consultas médicas.
Gastas dinero en medicamentos tras medicamentos. Y sólo para callarme.

   Yo no soy la enfermedad, soy el síntoma. ¿Por qué me callas, cuando soy la única alarma que puede avisarte que algo en ti no va bien?

   La enfermedad, “eres tú”, “es tu estilo de vida”, “son tus emociones contenidas”, eso sí es la enfermedad.
Depende totalmente de ti, reflexionar sobre lo que trato de decirte, lo que trato de prevenir.
Cuando yo, “el síntoma”, aparezco en tu vida, es para avisarte que una emoción que contuviste dentro de tu cuerpo, debe ser mirada y resuelta para no enfermarte.

   Deberías darte la oportunidad de preguntarte a ti mismo: “¿Por qué apareció este síntoma en mi vida?”, “¿Qué querrá decirme”?
¿Por qué está apareciendo este síntoma ahora?
¿Qué debo cambiar en mí?

images
   Debes consultar con tu interior, con tu corazón, con tus emociones.
Por favor, cuando yo aparezca en tu cuerpo, antes de ir al médico para que me duerma, reflexiona en lo que trato de decirte.

Cuanto más rápido hagas conciencia del por qué de mi aparición en tu cuerpo, más rápido me iré.
Poco a poco descubrirás, que cuanto más te ames, menos veces vendré a visitarte. Y te aseguro que llegará el día en que no me vuelvas a ver ni a sentir.
Por favor, déjame sin trabajo.

   Te invito a que reflexiones cada vez que me veas aparecer, cuál es el motivo de mi visita.

Deja de decir:
“Pues yo sigo con mi diabetes, ya ves que soy diabético”.
“Pues ya no aguanto el dolor en mis rodillas, ya no puedo caminar”.
“Siempre con mi migrañas”.
Por favor, haz conciencia, reflexiona, actúa y haz los cambios necesarios.
Cuanto antes lo hagas, más rápido me iré de tu vida!


Atte. El síntoma
----------------
Espero te resulte de Interes, Blanca

lunes, 3 de abril de 2017

FORMACION REIKI USUI TIBETANO – NIVEL I – Domingo 2 de Abril, luz para Venezuela y el Mundo!!


Relaciones sanas y emociones

Por: Ramiro Calle
Fuente: http://semillassolares.blogspot.com.es/

 En las psicologías orientales siempre se ha dicho que así como pensamos, así somos; pero también podríamos decir que así como nos sentimos, así nos relacionamos.

   Si una persona tiene carencias emocionales será insegura y necesitará constantemente ser reafirmada.

   Esto se manifestará en sus relaciones afectivas y, de algún modo las perturbará, mientras que si es madura y afectivamente armónica, sus lazos afectivos serán más sanos y consistentes.

   Ello se debe a que en el segundo caso no necesitará afirmar constantemente su ego, se sabrá segura de sí misma, podrá prescindir de autodefensas, se mostrará cómo es en realidad y estará dispuesta a dar y recibir amor, pues: “No pongas muros, ni vallas, ni fosas a tu corazón; es como está más seguro”.

   Cuando uno dispone de un ego maduro (no exacerbado), cuenta con una buena valoración y sabe velar por sí mismo de forma adecuada y sin egoísmo, está mucho más capacitado para iniciar vínculos afectivos sanos y desenvolverse con mayor seguridad y veracidad en toda relación de afecto.

   Fue Buda el que dijo: “Si cuidas de ti mismo, cuidas de los demás; si cuidas de los demás, cuidas de ti mismo”.

530681_267640600032173_2069426347_n   Hay un antiguo ejercicio de meditación de expansión amorosa y compasiva que consiste en impregnarse a uno mismo de amor para luego irradiarlo en todas las direcciones y hacia todas las criaturas.

   No es una senda fácil, porque a menudo hay que salvar graves obstáculos: el afán de posesión, los celos, las expectativas, las impresiones y exigencias, los reproches, el anhelo de ser considerado y afirmado, la susceptibilidad y la suspicacia, la necesidad de ser centro de atención y el resentimiento.

   Todos esos escollos impiden el verdadero amor, y se dan más en la relación de pareja que en otras.

   Las relaciones sentimentales son las más proclives a que surjan conflictos, tensiones y frustraciones que resientan el vínculo afectivo, sobre todo cuando se viven desde actitudes egocéntricas o narcisistas, ya que entonces se trazan como líneas paralelas que nunca convergen. Si la persona es demasiado egocéntrica, no tiene ojos para ver las necesidades ajenas, y mucho menos deseos de poder atenderlas.

   Toda relación afectiva debe ir evolucionando y ser de recíproca ayuda. El amor hay que cultivarlo como una hermosa y delicada flor y de hecho se puede aprender a amar.

   El amor será tanto más genuino y consistente cuanto más se base en los siguientes requisitos:

- Incondicionalidad: Aceptación consciente de la persona amada, con lúcida consciencia de que no es un “objeto” de nuestra propiedad y no hay que acapararla, sino ponerle alas de libertad. Amor por la persona tal como es, sin necesidad de “inventarla”, evitando su instrumentalización para satisfacer las propias carencias emocionales.
- Continuidad: Puesto que lo que caracteriza al verdadero amor es que prevalece.
- Entrega: Anhelo de que la persona amada sea feliz, evitándole cualquier perjuicio. La consciencia de que no se puede o no se debe convertir una relación de amor en una “transacción” emocional.
- Tolerancia, indulgencia y comprensión: Poner todos los medios para que la persona amada crezca interiormente y se desarrolle como ser humano, aún a riesgo de perderla.

   En las relaciones sentimentales hay que aprender a discernir entre amor y enamoramiento. Cuando hay amor, aunque la caricia se desgaste, se agote la magia amorosa y el enamoramiento cese, el amor prevalece, aunque la relación de pareja tenga que convertirse en una relación distinta.

   El amor no se puede imponer o exigir y no debe dar paso a presiones y reproches, de la misma forma que la relación no debe cimentarse sobre expectativas inciertas, ni sobre el admirativismo o el autoengaño.

   Toda relación de afecto y sentimental debe respetar los tres espacios: el tuyo, el mío y el nuestro.

   Hay que saber aceptarse a uno mismo para aceptar a los otros; valorarse a uno mismo para valorar a los demás. Hay que superar el miedo y saber poner límites cuando sea necesario, evitando la obediencia ciega y la abyección.

   Podemos ir creando vínculos afectivos sanos y robustos para amar mejor y ser más amados, evitando dos extremos afectivos insanos: la dependencia emocional y el afán de dominio.

PAREJA BAJO LA LLUVIA   Podemos mejorar en mucho nuestra relación afectiva inspirándonos en las siguientes pautas de referencia:

- Superar la inclinación compulsiva por tener que demostrar algo.
- Tratar de rectificar comportamientos que causan dolor en nosotros y en los demás, mediante una actitud de atención y ecuanimidad.
- Aprender a relacionarse desde la independencia, para que la relación sea el encuentro de dos libertades internas y no el de dos necesidades neuróticas.
- Servirse de la sinceridad con palabras amables y no de la franqueza hiriente.
- Brindar ternura.
- Comprender que todos tenemos nuestras propias necesidades y si amamos trataremos de descubrir y atender en la medida de lo posible las del otro, sin sacrificios inútiles.
- Desplegar nuestras emociones más sanas: generosidad, compasión, alegría, paciencia.
- Considerar que toda relación es dinámica y puede modificarse, pero que cualquiera sea el curso que tome, si hay verdadero amor, éste predomina.
- Mostrarnos tal cual somos.
- No utilizar o manipular a las personas con las que nos relacionamos.
- Conciliar los propios intereses con los de los demás.
- Evitar las reacciones desmesuradas.
- Superar en la medida de lo posible los celos, el rencor, la negligencia, el mal carácter y la inestabilidad emocional.

   El amor consciente es el que es iluminado por la sabiduría y el discernimiento claro. Se puede amar más y mejor, pero también es una disciplina que hay que saber seguir, para poder crear en la relación afectiva vínculos sanos que permitan que aflore lo mejor de aquellos que se relacionan.
------------------------------
Espero te sea de utilidad, Blanca

sábado, 1 de abril de 2017

Encuentros poderosos

Imagen: Rassouli
Artículo de Xandra Orive
Fuente: http://www.animalespiritual.com/

Vivimos en una sociedad a la que le conviene tenernos separados. Un encuentro cambia la vibración del planeta entero, ajusta, equilibra, abre puertas y dimensiones

ARassouli-614x345
  Vivimos para encontrarnos, estamos llenos de pretextos para hacerlo. Creemos que hacemos las cosas para un fin, cuando en realidad las hacemos para salir y encontrarnos a las personas que hacen falta en nuestra vida, las que llegarán a enseñarnos las lecciones que debemos aprender o las que se acercarán para que les mostremos algo que a ellos les hace falta. Nada es casualidad, todo gira dentro de un perfecto acomodo entre el espacio y tiempo, un plan que el bien llamado “destino” tiene para nosotros.

   Pero, lamentablemente, estamos tan sumergidos en la velocidad de la vida cotidiana que dejamos pasar de largo a las personas que debíamos de encontrarnos. Tal vez hayamos tenido que transitar todo un camino rocoso y arduo para poder llegar a un solo fin. Una calle tranquila por donde pasará esa persona tan especial con la que tenemos que conectarnos.

   Muchas veces nos pasa que sentimos el impulso, se activa el foquito de alarma pero frenamos todo pues nos entra el miedo, ya que el otro es un completo desconocido. Empezamos a pensar ¿qué tal si nos tacha de locos? ¿Qué tal si nos rechaza? Yo a eso lo llamo el sentido de separación.

   Vivimos en una sociedad a la que le conviene tenernos separados, una sociedad que nos llena de barreras imaginarias y de emociones que sustentan la existencia de dichas barreras. Nos han metido el chip interno para que no nos acerquemos entre nosotros, para que no nos toquemos, para que no nos encontremos. Pues un encuentro es poderoso, un encuentro cambia la vibración del planeta entero. Un encuentro ajusta, equilibra, abre puertas y dimensiones. Por lo tanto se vuelve “peligroso“.

   Les propongo que la próxima vez que salgan a la calle lo hagan con el corazón abierto y los ojos puestos en el quizá, en esa chispa de luz que sale cuando dos personas coinciden, de nuevo. Pues, si lo analizamos, todos son reencuentros. El tiempo no existe y no es lineal, con esto afirmamos que nuestra alma ya sabe quién es la otra persona y nuestro corazón ya le conoce, aunque la mente nos engañe y nos diga todo lo contrario.

   Permitámonos encontrarnos, recordarnos, reconocernos. Dejar a un lado lo que no nos deja hacerlo. Hay tantas personas esperando, tantos seres queriendo que toquen su camino y nosotros ni siquiera nos atrevemos a mirarlas, a tocarlas, a descubrir quienes son y por qué cruzaron por nuestro camino.
----------------------------
Espero te resulte de interés, Blanca